aceptar Tovipié utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies.
A principios de siglo xx, la empresa familiar VIDAL inició su andadura , manufacturando de forma totalmente artesanal las típicas alpargatas, que calzaba entonces, mayoritariamente, toda la clase trabajadora.
 
En el año 1913 la materia básica era el esparto, perdurando este tipo de alpargata algunos años hasta conseguir una mejora de calidad con el empleo de yute, que suplió al primitivo esparto.
 
El matrimonio VIDAL, iniciadores de la alpargatería, incorporó más tarde a su hijo Tomás, nacido en 1917, y con la ayuda del mismo, fueron mejorando la calidad de sus manufacturas e introduciendo variedades en las alpargatas que fabricaban, tanto en modelos como en colores y formas.
 
La empresa familiar VIDAL siguió sin interrupción con sus alpargatas, incorporándose en el transcurso del tiempo a la empresa los dos hijos de Tomás, o sea la tercera generación VIDAL.
 
A pesar de las mejoras y cambios que se iban produciendo al calzado, la familia VIDAL previó primero y comprobó más tarde que la humilde alpargata, el popular calzado de antaño, iba perdiendo consumo. Por ello inició trabajos para desarrollar la buena idea que desde hacía tiempo tenían en mente: Fabricar una alpargata especial para escayolados.
 
El el año 1960 salió al mercado este calzado con el nombre registrado de ALPARGATA TOVIPIÉ, con éxito sorprendente, por la gran utilidad y servicio a cuantas personas necesitan escayolado en las extremidades inferiores, siendo de total aceptación y recomendado por los especialistas de traumatología.
 
Ahora con la cuarta generación se han ido incorporando nuevos productos y nuevas tecnologías en la fabricación de su extenso catalogo.